Tecnicrop Ibérica S.L.

Optimización del uso del agua en agricultura

Volver
Optimización del uso del agua en agricultura

El agua es un elemento imprescindible para la vida de todos los seres del planeta, suponiendo una parte muy importante de su composición.

 

Aunque el total de agua presente en el planeta permanece relativamente constante en el tiempo, su disponibilidad es vulnerable debido al cambio climático.

 

Estudios científicos advierten que en los próximos años podría reducirse el acceso al agua potable debido al deshilo de los glaciares y al aumento de la frecuencia de sequías en la zona mediterránea. Este hecho provocará la disminución del agua disponible para riego y producción de alimentos, el riego agrícola utiliza dos tercios de los recursos hídricos totales consumidos en el mundo por año, con lo que el sector agrícola se verá considerablemente afectado. Por este motivo, es necesario manejar el agua con la mayor eficiencia posible, optimizando los procesos productivos y controlando su consumo.

 

¿Cómo podemos optimizar el uso del agua?

 

Existen distintas medidas que podemos llevar a cabo para conseguir un ahorro en el uso del agua:

 

1. Elegir el sistema de riego más eficiente para satisfacer las necesidades del cultivo. Los sistemas de riego por goteo o aspersión, consumen menos agua que el riego de superficie y se pueden alcanzar los mismos rendimiento.

 

2. Ajustar las dosis de riego a las necesidades del cultivo en cada momento. Para adaptar las recomendaciones de riego a las características de cada cultivo se pueden utilizar sensores que nos ayudan a conocer en tiempo real las condiciones del suelo y la planta. A través de los dispositivos móviles y ordenadores podemos acceder a esta información al momento a través de internet.

 

3. Elegir el momento más adecuado de realizar los riegos para evitar la evaporación del agua, para ello es preferible realizar los riegos durante las horas de menos calor, esto es, primera hora de la mañana o última hora de la tarde.

 

4. Evitar las pérdidas por escorrentía e infiltración fuera del alcance de las raíces.

 

5. Administrar correctamente los fertilizantes para evitar que se produzcan pérdidas por lixiviación.

 

6. Promover el reciclaje y la reutilización del agua mediante el aprovechamiento del agua de lluvia, para ello puede ser interesante la construcción de reservorios como estanques, pozos o reservas subterráneas que permitan incrementar la disponibilidad de agua.

 

7. Empleo de una agricultura de precisión que consiste en el uso de sistemas computarizados que con el apoyo de sistemas satélites de medición, permite el suministro de agua y otros insumos a las plantas en el momento de oportuno.

 

 

Puede que también te interese:

 

- Importancia del agua en la nutrición de los cultivos.

- Consejos para el mantenimiento de los sistemas de riego.

- Factores que afectan a la efectividad de los fitosanitarios y agronutrientes.

25 Agosto 2021
Noticias relacionadas