Tecnicrop Ibérica S.L.

Mosca blanca más resistente a los mecanismos de defensa vegetales

Volver
Mosca blanca más resistente a los mecanismos de defensa vegetales

Gracias a la evolución las plantas han desarrollado mecanismos propios que les permiten defenderse de sus enemigos. Estos mecanismos regulan la síntesis y acumulación de moléculas de diversa naturaleza en determinados momentos, ayudándolas a adaptarse y sobrevivir en situaciones de estrés.

 

Del mismo modo, los insectos parásitos que han coexistido con plantas, también han desarrollado un sistema que les permiten defenderse frente a dichos mecanismos naturales de defensa vegetal.

 

Bremisia tabaci, conocida comúnmente como Mosca Blanca, se encuentra entre las especies más dañinas para los cultivos ya que vive alimentándose de la savia y es capaz de transmitir numerosos virus vegetales. Esta plaga está ampliamente extendida, registrándose más de 600 plantas huésped afectadas y presentando una gran adaptabilidad a los huéspedes a los que parasita.

 

Un estudio reciente ha demostrado que Bremisia tabaci, mediante un evento excepcional de transferencia horizontal de genes, ha adquirido en su genoma un gen de origen vegetal, denominado BtPMaT1 que lo convierte en inatacable por los metabolitos vegetales de sus huéspedes.

 

Fuente: Xia, J., y col., 2021.

 

¿Qué es este fenómeno de transferencia horizontal de genes? 

 

La transferencia horizontal de genes, es un mecanismo natural por el cual un organismo vivo es capaz de trasferir genes o conjunto de estos a células u otros organismos, al margen de la reproducción sexual. Esta transferencia, a diferencia de la transferencia vertical, puede ocurrir tanto entre organismos de la misma especie como entre organismos no relacionadas filogenéticamente. 

 

El estudio demostró que la adquisición del gen BtPMaT1 por transferencia horizontal permitió a Bremisia tabaci expresar un enzima capaz de modificar molecularmente los compuestos glucósidos fenólicos de defensa de plantas hasta una forma molecular inocua para la plaga. Los científicos creen que las plantas usan este gen dentro de sus propias células para almacenar compuestos nocivos en una forma inofensiva para estas.

 

Se piensa que esta transferencia horizontal estuvo mediada por un virus que actuó como transmisor, que una vez dentro de la célula vegetal, podría haber sido capaz de asimilar el gen BtPMaT1. Al alimentarse el insecto de la savia de la planta, este se introdujo en el interior del insecto dónde pudo haber ocurrido la transferencia, desencadenando la mejor adaptabilidad del insecto frente al huésped que parasita.

 

Este hallazgo marca para el sector agrícola un punto clave de estudio para el control de esta plaga. Se están investigando estrategias de control basadas en el silenciamiento de estos genes. Sin embargo, aún hay muchos obstáculos que superar.

 

También puede interesarte:

 

- Nuevas plagas en expansión: Avispilla del almendro y Ácaro de Texas.

 

- El «cotonet» de Sudáfrica ha llegado a Murcia.

 


 

12 Mayo 2021
Noticias relacionadas